Lifestyle TRAVELS

¡Rafting! una experiencia que todos deberíamos vivir.

agosto 25, 2016

La primera vez que me dijeron para hacer rafting sentí un temor inmenso, me imaginé en un rio caudaloso ahogándome, golpeándome con enormes piedras ocultas en la profundidad y muriendo jajaja, lo se es un poco dramático pero soy bastante miedica.

La verdad es que conozco muy poco por no decir nada, el interior de Cataluña y para este paseo sin pensar en el rafting claro jajaja me hacia mucha ilusión conocer, soy una adicta perdida a conocer lugares nuevos.

Nos fuimos un viernes por la tarde para hacer el rafting el sábado por la mañana. Durante esa noche las bromas no se hacían esperar, yo misma les decía que moriría y encontrarían mi cuerpecito inerte río abajo, una frase de un personaje de programa de televisión muy conocido aquí en España. Todos habían hecho rafting anteriormente y yo era la única novata y miedica.

¡Llego el día! me pongo el traje de neopreno que desde niña he querido usar, me veo como una surfista de revista, me dicen – ¡Qué guapa! Eso se desvanece cuando están llevando la balsa para el río y en mi rostro se refleja el terror jajaja entonces me preguntan – ¿Estas bien? y yo con cara de tener dos días sin ir al baño respondo – Si, tranquilos. ¡YAY! rafting. 

Nos hacen las advertencias de como debemos actuar al momento de caer al agua, yo escucho más atenta que nunca, ni en el cole escuchaba con tanta atención jajaja. Historias de ‘yo me caí una vez y…’ se escuchan en todo el lugar, unas treinta balsas de diferentes compañías se preparan para salir, cada balsa tiene 6 personas. Esto me genera un alivio enorme porque si me caigo, hay muchas balsas disponibles a socorrerme jajaja.

¡Empezamos! Miquel es nuestro guía, un chico joven que cuando le preguntamos que si nos tocaba con él, dijo en modo de broma ‘no sé, yo soy el cocinero, vengo porque faltó el guía’, se habrán imaginado mi cara jajaja.

Vamos agua dentro, el primer recorrido es maravilloso e incluso aburrido, yo dentro de mí pensando ‘esto es muy fácil o yo soy muy buena jajaja’ creyéndome la segunda. De repente nos detenemos y Miquel dice: Vale, aquí termina el tramo infantil, ahora vienen los tramos de adultos. Mi cara era un poema, me entra el miedo de nuevo, iba a ser que no era buena sino que estaba en la parte de niños.

¡Allá vamos! Primeras piedras y riesgo de volcar, vamos a toda velocidad contra una piedra enorme, ¡Agárrense! – dice Miquel, yo hasta con las uñas jajaja. ¡Wohoooo! nos mojamos, nos reímos; pero no hay tiempo para eso, hay que remar, estamos en aguas de mucha velocidad, con piedras y sí no queremos caernos, es mejor prestar atención a las instrucciones del guía.

Las otras balsas se caen, bromean unas a otras, nos echamos agua y la pasamos bien. A medida que fueron pasando los minutos, estaba muy relajada, incluso nos dan permiso de meternos al río para bañarnos con agua a 10 grados de temperatura. Nos metemos, es profundo, vamos agarrados a la balsa porque si no ahí sí que encontrarían mi cuerpo río abajo jajaja.

Fueron unas 4 horas de recorrido aproximadamente y salí de allí queriendo más, es una experiencia alucinante. Me imagino que como todas las actividades donde la adrenalina es el componente principal, son adictivas.

No puedo esperar al próximo verano para ir de nuevo, desde ese momento, me convertí en amante del rafting, lo recomiendo al 1000%. Es una experiencia que todos deberíamos vivir.

Un dato importante de esta actividad es que hacerlo con un grupo de amigos es más recomendable, primero porque conoces a los que van contigo y la confianza ayuda en el ambiente, segundo porque la coordinación grupal es muy importante ya que estás recibiendo instrucciones en todo el trayecto y de ello depende que se tenga una buena travesía por ende una buena experiencia. 

Espero que os haya gustado y que pronto me puedan contar vuestra experiencia. Verán como quedaran adictos a ella.

Feliz fin de semana, gracias por visitarme.

¡Hasta el próximo post!

 

Rafting_11

La primera vez que me dijeron para hacer rafting sentí un temor inmenso, me imaginé en un rio caudaloso ahogándome, golpeándome con enormes piedras ocultas en la profundidad y muriendo jajaja, lo se es un poco dramático pero soy bastante miedica.

Rafting_12Rafting_7

las bromas no se hacían esperar, yo misma les decía que moriría y encontrarían mi cuerpecito inerte río abajo

Rafting_5Rafting_6

unas treinta balsas de diferentes compañías se preparan para salir, cada balsa tiene 6 personas. Esto me genera un alivio enorme porque si me caigo, hay muchas balsas disponibles a socorrerme jajaja.

DSC_5880

Vamos agua dentro, el primer recorrido es maravilloso e incluso aburrido, yo dentro de mí pensando ‘esto es muy fácil o yo soy muy buena jajaja’ creyéndome la segunda.

Rafting_3DSC_5855

¡Allá vamos! Primeras piedras y riesgo de volcar, vamos a toda velocidad contra una piedra enorme, ¡Agárrense! – dice Miquel, yo hasta con las uñas jajaja. ¡Wohoooo!

DSC_5323DSC_5327

 nos mojamos, nos reímos; pero no hay tiempo para eso, hay que remar, estamos en aguas de mucha velocidad, con piedras y sí no queremos caernos, es mejor prestar atención a las instrucciones del guía.

DSC_5319DSC_5320

A medida que fueron pasando los minutos, estaba muy relajada, incluso nos dan permiso de meternos al río para bañarnos con agua a 10 grados de temperatura. Nos metemos, es profundo, vamos agarrados a la balsa porque si no ahí sí que encontrarían mi cuerpo río abajo jajaja.

DSC_5854 Rafting_2

es una experiencia alucinante. Me imagino que como todas las actividades donde la adrenalina es el componente principal, son adictivas.

Rafting_4 DSC_5311

Un dato importante de esta actividad es que hacerlo con un grupo de amigos es más recomendable, primero porque conoces a los que van contigo y la confianza ayuda en el ambiente

DSC_5317

Segundo porque la coordinación grupal es muy importante ya que estás recibiendo instrucciones en todo el trayecto y de ello depende que se tenga una buena travesía por ende una buena experiencia.

Rafting_1

You Might Also Like