OUTFITS

Momentos sencillos de la vida, felicidad plena.

julio 19, 2016

¡Buen día chicas!

Debo comenzar mi post diciendo que mi operación bikini antes del viaje… ¡ha fracasado!

Todavía tengo los kilitos de más del invierno, pero a medida que te vas haciendo viejo empiezas a ver las cosas de manera diferente y lo que antes era muy importante, ahora en la etapa actual de tu vida, ya no lo es tanto. Como siempre digo ‘ no pasa nada’ todos tenemos michelines, celulitis y defectillos varios. Yo ya lo tengo más que asumido, de hecho, como habéis visto algunos por SnapChat, incluso les tengo nombres cariñosos a mis cartucheras ‘croissant y bizcocho’ eso sí, integrales jajaja.

En este viaje, he recordado muchas cosas de mi infancia porque mi familia paterna siempre ha estado muy ligada al mar. He caído en cuenta que casi todos en la familia tenemos un gen hippie playero que está latente, siempre han estado involucrados con la playa y el mar, lo que a su vez nos incluía a mi prima y a mí, las únicas niñas en la familia para aquel entonces.

Recuerdo pasar fines de semana en la playa, andar descalzas y estar todo el día en el agua, dejándonos llevar por las olas, era una de mis actividades favoritas.

También recordé con mucho alegría una noche que dormimos en la playa, en la parte de atrás de un camioneta rústica acondicionada para ello, yo tendría unos 9 o 10 años y en mi mente se quedó grabada aquella noche. La puerta del maletero estuvo abierta, estábamos acostados en un colchón y podías ver el mar directamente sin intermediarios, había luna llena la cual iluminaba todo de una forma única, mejor que cualquier farol, todo estaba en silencio y yo solo escuchaba el sonido de las olas. Recuerdo despertarme tan temprano que apenas estaba saliendo el sol e ir directo a la orilla para mojar mis pies, ver la serenidad del mar y los colores que me ofrecía la naturaleza.

Probablemente mi familia no se acuerde de este día, ni tampoco sepa que lo tengo tan grabado en mi memoria como si fuera ayer porque para ellos habrá sido un paseo más, pero siempre me impresiona ver como hay cosas tan sencillas que pueden quedarte o marcarte de por vida, más cuando se es niño. Este es uno de esos casos, fue la primera y única vez que dormí en una playa, prácticamente al aire libre, con luna llena y con el sonido de las olas acunándome, es un recuerdo nostálgico pero maravilloso que guardo como un tesoro.

Afortunadamente los recuerdos más increíbles que tengo de mi infancia son de situaciones muy sencillas, que no involucra cosas materiales como hacer comida con barro y cocinarla en auténticos fogones hechos por mi mientras vacacionaba en la casa de mi abuela o jugar con mi prima a Baywatch en el sofá, utilizando los cojines como flotadores jajaja tras hacer paradas de mano incansablemente. Estoy segura de que, en cierto modo eso ha influido en lo que soy hoy en día, nunca he tenido un excesivo apego por las cosas materiales, valoro mucho el esfuerzo que cuesta conseguirlas, el tiempo y dinero invertido porque soy consciente de ello, mas no soy esclava de tenerlo todo, porque lo que mas me hace feliz siempre son cosas que no tienen valor monetario.

Siempre me siento agradecida de haber tenido la infancia que tuve y lo digo con frecuencia, creo que tuve una infancia feliz, con algunas cosas tristes pero que a su vez llevaron a otras buenas y cuando miro en retrospectiva, los buenos recuerdos son tantos que los pocos malos no ocupan espacio en mi memoria.

Entonces aquí os dejo una esencia de lo que es para mí una vida perfecta, de lo que probablemente algún día terminaré haciendo que es vivir cerca del mar, a pesar del respeto infinito que le tengo.

El mar lo cura todo incluso lo emocional, es y será siempre la mejor terapia.

Espero que os haya gustado, me encantaría saber que recuerdos conservan de vuestra infancia que os haga inmensamente felices, espero vuestros comentarios.

Gracias por dedicarme este ratito, que tengáis una maravillosa semana.

Hasta el próximo post.

 

SHORT / PANTALON CORTO ALIEXPRESS

TOP CROCHET BERSHKA

BODY CHAIN / CADENA CORPORAL ASOS

 

nathalie_8nathalie_1

siempre me impresiona ver como hay cosas tan sencillas que pueden quedarte o marcarte de por vida, más cuando se es niño.

nathalie_20  nathalie_6

yo tendría unos 9 o 10 años y en mi mente se quedó grabada aquella noche. La puerta del maletero estuvo abierta, estábamos acostados en un colchón y podías ver el mar directamente sin intermediarios, había luna llena la cual iluminaba todo de una forma única, mejor que cualquier farol, todo estaba en silencio y yo solo escuchaba el sonido de las olas.

nathalie_3nathalie_5

los recuerdos más increíbles que tengo de mi infancia son de situaciones muy sencillas, que no involucra cosas materiales.

Estoy segura de que, en cierto modo eso ha influido en lo que soy hoy en día, nunca he tenido un excesivo apego por las cosas materiales, no soy esclava de tenerlo todo porque lo que mas me hace feliz siempre son cosas que no tienen valor monetario.

nathalie_7nathalie_16 nathalie_14nathalie_13 nathalie_10

lo que es para mí una vida perfecta, de lo que probablemente algún día terminaré haciendo que es vivir cerca del mar, a pesar del respeto infinito que le tengo.

nathalie_9nathalie_19nathalie_18nathalie_11

El mar lo cura todo incluso lo emocional, es y será siempre la mejor terapia.

nathalie_17

You Might Also Like